miércoles, 20 de junio de 2018

Tarta de queso (New York Cheescake)

Con estos calores es misión casi imposible hacer una tarta de buttercream, o crema de queso, o incluso ganaché sin que se derrita (a no ser que contéis con un buen aire acondicionado en la cocina y durante el trayecto en el que se va a transportar la tarta). Y esto, sumado a una "promesa" a un amigo, desembocó en esta rica New York Cheescake (aunque, para ser sincera, no es que sea muy amante de las tartas de queso). La receta original es del libro Objetivo: Tarta Perfecta, de Alma Obregón, pero en mi caso, tuve que adaptar las cantidades a un molde desmontable de 16 cm. de diámetro (que para 8-10 personas, está muy bien).

Ingredientes (molde de 16 cm., para 8-10 personas):

Para la base de galleta:

  • 130 g. de galletas María, Digestive, la que queráis (yo puse Campurrianas, porque a mi amigo Jesús son las que más le gustan).
  • 35 g. de azúcar.
  • 75 g. de mantequilla derretida.
Para el relleno:
  • 600 g. de queso de untar, tipo Philadelphia.
  • 120 g. de azúcar
  • 1 cucharada y media de harina
  • 3 huevos L
  • 50 ml. de nata líquida de montar
  • 1 cucharadita de esencia o pasta de vainilla
Para la superficie:
Elaboración:
  1. Precalentamos el horno a 180º (en mi caso, en el 5 y medio).
  2. Trituramos las galletas, y las mezclamos con la mantequilla y el azúcar hasta hacer una pasta. Con ella, cubriremos el fondo del molde y parte de los laterales (como unos 3 cm. de altura). Metemos en el frigo.
  3. Mientras, batimos el queso con el azúcar y la harina, y cuando se hayan integrado bien, añadimos los huevos uno a uno batiéndolos.Después, incorporamos la nata y la vainilla. Mezclamos bien y lo añadimos al molde. Metemos el molde en el horno durante unos 15 minutos. Pasado este tiempo, bajamos el horno a unos 120º (número 3 y medio) y dejamos que cuaje bien unos 60-70 minutos (comprobar si está hecho con un palillo o brocheta).
  4. Sacamos del horno y dejamos enfriar. Una vez enfriado, pasamos un cuchillo o espátula por las paredes para despegarlo un poco y metemos en el horno unas 6 horas o toda la noche (esto último es lo que yo hice).
  5. Sacar del frigo y poner en la superficie mermelada de fresa o frambuesa. Como en el súper ya no tenían fresas, no pude hacer esta rica mermelada de fresa, pero aun así, quedó buenísima.

¡Y a servir! Por cierto, no olvidéis conservarla en la nevera (aunque no sé si quedará algo después de que vuestros invitados la prueben).

xxx