domingo, 27 de julio de 2014

Cake balls de frambuesa y mandarina

Los cake balls son un postre muy sencillo de hacer, y a la vez, un poco engorroso, por aquello de que hay que bañarlos en chocolate y procurar que no "naufraguen" en el mismo. La diferencia con los cake pops es que los cake balls no llevan palito; por lo demás, es lo mismo. Los podéis hacer con el bizcocho que queráis (aunque mis preferidos son los cake balls o cake pops de Oreo) , y como crema podéis utilizar Nutella, buttercream, ganaché... En este caso, he usado queso de untar (tipo Philadelphia, pero de la marca  Hacendado).

Ingredientes (para 10-12 cake balls):

- 65 g. de mantequilla reblandecida
- 65 g. de azúcar
- 1 huevo L
- 65 g. de harina
- 1/2 cucharadita de levadura
- 1 cucharada de leche
- 1 cucharadita y 1/2 de mandarina en pasta Home Chef o frambuesa en pasta
- Un poco de colorante rosa o colorante naranja en pasta (opcional)
- 2 cucharadas de crema de queso para untar
- 100 g. de chocolate fondant.
- 1/2 cucharadita de aceite de girasol
- Sprinkles o decoración de azúcar para adornar (opcional)


Elaboración:

  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • Batir la mantequilla con el azúcar hasta que quede muy cremosa.
  • Añadir el huevo y batir.
  • Tamizar la harina con la levadura y añadir a la mezcla. Batir.
  • Añadir la leche y la pasta de nuestra elección. Batir.
  • Añadir el colorante y mezclar hasta que la masa quede con un color uniforme.
  • Verter la masa en un molde circular de 15 cm. (previamente engrasado con mantequilla), o en cápsulas para magdalenas (puestas en una bandeja para cupcakes). Introducimos la bandeja de horno en el mismo. En el caso de haber puesto la masa en el molde para bizcochos, hornearemos durante 30-35 minutos aproximadamente (comprobar si está hecho introduciendo un palito o brocheta; éste tiene que salir limpio). En el caso de las magdalenas, con 20 minutos será suficiente.
  • Pasado este tiempo, sacar del horno y dejar enfriar el molde o las cápsulas en una rejilla.
  • Cuando el bizcocho esté frío, desmigarlo.
  • Añadir el queso crema y mezclarlo muy bien con las migas. Con ayuda de una cuchara, formar bolitas de 18-20 g. de peso, aproximadamente.
  • Meter las bolitas en el frigorífico durante 1 hora.
 
  • Pasada la hora, derretimos el chocolate con el aceite en el microondas, con pequeños golpes de calor (por ejemplo, 20 segundos, sacamos, removemos y volvemos a meter en el micro, hasta que se haya derretido del todo).
  • Pinchamos la bolita con una brocheta. La sumergimos en el chocolate y, al sacarla, vamos dándole vueltas mientras golpeamos ligeramente la brocheta contra el vaso, para retirar el exceso de chocolate. Ponemos algunos sprinkles o decoraciones de azúcar para adornar. Dejamos la bolita encima de un plato con papel de horno. Si nos es difícil quitar la bola de la brocheta, nos ayudamos con un palillo. En el agujerito, pondremos un poquito de chocolate y un sprinkle encima para disimularlo.
  • Cuando hayamos remojado todas las bolitas en chocolate, metemos el plato en el frigo, por lo menos, una hora, para que se solidifique.
  • Por último, pasar los cake balls a unas mini cápsulas. Para no dejar las huellas de los dedos en el chocolate, usar guantes de látex o utilizar papel film para cogerlos.

Lo malo de los cake pops y los cake balls es que, al ser de tamaño reducido, entran con mucha facilidad, así que si nos descuidamos podemos pillar un empacho sin apenas darnos cuenta ;)


Por colores, de frambuesa, de mandarina y de Oreo

¡Besos de bolitas de pastel! xxx

miércoles, 16 de julio de 2014

Helado de pistacho

Ha costado, pero ya tenemos aquí el calor propio del mes de julio. Y de postre, ¿qué mejor que un heladito? Hoy, de pistacho. Ya lo hice el año pasado, y tocaba repetir.



Ingredientes:
- 2 yemas de huevo
- 35 g. de azúcar glas o icing sugar (si no vais a usar azúcar invertido, serían 50 g.)
- 15 g. de azúcar invertido (aquí podéis ver cómo se hace).
- 200 ml. de leche semidesnatada
- 2 cucharadas de pistacho en pasta
- 200 ml. de nata

Elaboración:
1º. Batir las yemas con el azúcar glas y el azúcar invertido.
2º. Añadir la leche, la pasta de pistacho y batir.
3º. Montar la nata. Una vez montada, mezclarla con todo lo anterior con movimientos envolventes, utilizando una espátula.
4º. Dejar reposar en el frigo 3-4 horas aproximadamente.
5º. Pasado este tiempo, verter el batido en la heladera encendida. Tardará 30-40 minutos en hacerse un helado muy cremoso. Pasarla a un recipiente, y si vemos que la crema no es muy consistente, meterla un rato en el congelador.

Si queréis, podéis poner unos trocitos de pistacho a modo de decoración.
 
¡Besotes! xxx

martes, 8 de julio de 2014

Mini bundt cake de vainilla y frambuesa

Hale, el mismo día en el que recibo mis nuevos moldes de Nordic Ware y, ¡tengo que estrenarlos! (por lo menos, uno de ellos). Ya os dije en la entrada anterior que quería hacerme con una bandeja de esas en las que vienen 4 o 6 moldes. Pues bien, además de esta, también me he comprado el molde Heritage, que ya tenía ganas, y el libro de El Rincón de Bea, donde espero encontrar maravillosas recetas de bunt cakes.

¡Mis nuevas adquisiciones! ^_^

No sabía por qué molde decidirme, y al final he elegido el mini Bundt Pan, el más sencillo, pero monísimo.

Ingredientes (para un molde pequeño, de 500 ml.):
- 50 g. mantequilla 
- 50 g. de azúcar 
- 1 huevo L 
- 1 cucharadita de pasta de vainilla 
- 60 g. de harina de repostería 
- 1/2 cucharadita de levadura 
- 50 ml. leche entera 
- 1 cucharada de mermelada de frambuesa


Elaboración:

  • Precalentar el horno a 180º (nº 5).
  • Engrasar el molde bundt CON MANTEQUILLA y espolvorear harina.
  • Batir la mantequilla. Añadir el azúcar y batir.
  • Incorporar el huevo
  • Añadir la pasta de vainilla.
  • Tamizar la harina con la levadura. En este paso, no batir demasiado; lo justo para integrar bien la harina.
  • Añadir la leche.
  • Volcar la mitad de la mezcla en el molde bundt engrasado. Meter la mermelada de frambuesa en una manga y hacer un círculo sobre la masa. Poner la otra mitad de la masa cubriendo la mermelada. Alisar la superficie. Dejar caer la bandeja sobre un paño un par de veces para que la masa se asiente bien.
  • Hornear 30 minutos, o hasta que, al pincharlo con una brocheta ésta salga completamente limpia.
  • Sacar el horno y DEJAR REPOSAR SOBRE UNA REJILLA MEDIA HORA. Desmoldar boca abajo y dejar enfriar totalmente boca abajo sobre la rejilla.

 
Acompañado de un batido de plátano y frambuesa bien fresquito.

Toda la mermelada se hundió hacia abajo, pero está igual de bueno



Mmm... esponjosito y jugosito
Si queréis hacerlo en un molde grande, sólo tenéis que multiplicar los ingredientes por cuatro, y dejar que se hornee durante 60-70 minutos. 

Yo ya estoy "maquinando" de qué voy a hacer el próximo, jeje.

¡Besotes! xxx




sábado, 5 de julio de 2014

Helado de turrón

Hora de hacer helados como locos. Con la cantidad de botes de pastas Home Chef que tengo, me voy a "jartar" de helados este verano.

En esta receta he hecho una innovación: sustituir parte del azúcar glas por azúcar invertido. El azúcar invertido es como un almíbar, que ayuda a que el helado no se cristalice, y se usa también en bizcochos para que estos resulten más esponjosos (aunque esto último no lo he probado).

La receta del azúcar invertido es la siguiente:

- 150 g. de agua mineral (yo he usado la del grifo, que una de las cosas buenas que tiene Madrid es el agua).
- 350 g. de azúcar
- Gasificante (1 sobre blanco y otro morado, en mi caso, el del Mercadona)

  • Hervimos el agua con el azúcar y el ácido tartárico del sobre blanco, removiendo con unas varillas. Cuando empiece a hervir, apagamos el fuego. 
  • Dejamos que se temple, y cuando ya no queme, añadimos el bicarbonato (sobre morado). Removemos con las varillas y veremos que sale una espuma blanca. 
  • Lo dejamos reposar hasta que la espuma desaparezca.
  • Pasamos el almíbar a un frasco de cristal y cerramos. Conservar en un lugar seco y oscuro. La caducidad suele ser de un año.
¿A que está chupado de hacer? De todas formas, si no os apetece meteros en berenjenales, podéis seguir usando el azúcar glas de siempre. Y aquí está la receta del helado:

Ingredientes:

- 2 yemas de huevo
- 35 g. de azúcar glas o icing sugar (si no vais a usar azúcar invertido, serían 50 g.)
- 15 g. de azúcar invertido
- 200 ml. de leche semidesnatada
- 2 cucharadas de turrón en pasta
- 200 ml. de nata

Elaboración:

1º. Batir las yemas con el azúcar glas y el azúcar invertido.
2º. Añadir la leche, la pasta de turrón y batir.
3º. Montar la nata. Una vez montada, mezclarla con todo lo anterior, con una espátula haciendo movimientos envolventes.
4º. Dejar reposar en el frigo 4 horas aproximadamente.
5º. Pasado este tiempo, verter el batido en la heladera encendida. Tardará 30-40 minutos en hacerse un helado muy cremoso. Pasarla a un recipiente, y si vemos que la crema no es muy consistente, meterla un rato en el congelador.



Disfrutad mucho de los helados este verano. Yo lo haré, aunque tenga que dejar a un lado la operación bikini (si es que todo lo dulce me puede, ains).

¡Besos! xxx


domingo, 22 de junio de 2014

Bundt Cake "Princesa"

¡Uf, creía que nunca iba a llegar este día! No sé qué me pasa con los bundt cake, pero me cuesta mucho que me salga uno que no se pegue, que no se queme, que se haga bien por dentro... y el resultado era siempre el mismo: un bizcocho deshecho convertido en cake balls. Si bien es cierto que conseguí hacer mi primer bundt decente a la segunda intentona (con este Bundt Cake de naranja y chocolate), intenté hacer otros con menos harina, para que no quedaran tan densos. Pero no ha habido éxito hasta que, el otro día, ¡por fin lo conseguí! Creo que ya he pillado el equilibrio entre las cantidades en los ingredientes, el buen engrasado del molde y el tiempo del horno.

Ingredientes

- 250 g. mantequilla
250 g. de azúcar
4 huevos L
2 cucharadas emulsión Princess Cake&Cookie
300 g. de harina de repostería
3 cucharaditas de levadura
Una pizca de sal
-  200 ml. leche entera

Elaboración:

  • Precalentar el horno a 180º (nº 5).
  • Engrasar un molde bundt de 23 cm. (6/8 tazas) CON MANTEQUILLA y espolvorear harina (yo utilizo un pincel de cocina para repartir bien la mantequilla por todos los resquicios del molde). Las veces que lo he engrasado con spray desmoldante no me ha salido bien.
  • Batir la mantequilla. Añadir el azúcar y batir.
  • Incorporar los huevos uno a uno sin dejar de batir (hasta que no se haya integrado uno, no añadir otro).
  • Añadir la emulsión.
  • Tamizar la mitad de la harina con la levadura y la sal. En este paso, no batir demasiado; lo justo para integrar bien la harina.
  • Añadir la leche. Incorporar la otra mitad de la mezcla de harina.
  • Volcar esta mezcla en el molde bundt engrasado que teníamos preparado, por el mismo sitio, dejando que la masa se expanda por sí sola por todo el molde. Nos aseguramos con una espátula que la masa entra en todas las hendiduras del molde y que no tiene aire. Alisar la superficie.
  • Colocar el molde encima de una rejilla, no bandeja (para que el calor pase por la chimenea o agujero), hornear durante 60-70 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta ésta salga completamente limpia (a los 50 minutos se me estaba chamuscando peligrosamente por arriba, porque el molde es muy alto y se encuentra muy cerca de la resistencia, así que le puse un papel de aluminio por encima).
  • Sacar el horno y DEJAR REPOSAR SOBRE UNA REJILLA MEDIA HORA o hasta que el molde esté casi frío (ya sé que aconsejan que sólo 10 minutos, pero las últimas veces que lo he hecho así, se me ha quedado pegada la mitad del bizcocho al molde). Desmoldar boca abajo y dejar enfriar  sobre la rejilla.
  • Le añadí por encima un poco de almíbar para aportarle más jugosidad hirviendo 1 cucharada de limón, 1 de agua y 100 g. de azúcar glas. 

El resultado fue un bundt cake esponjoso y muy rico de sabor. Tardamos alrededor de 4-5 días en comérnoslo (en mi casa no son muy de dulces, así que básicamente me lo comí yo :P), y el último día estaba como el primero: no se endureció para nada (eso sí, todos esos días estuvo bien tapadito). 


Ahora tengo el antojo de comprarme una bandeja de mini bundts, para seguir experimentando, pero sin desperdiciar tantos ingredientes en el caso de que me salga mal. Y es que los moldes de bundt cake son demasiado grandes. Están bien si tienes muchos invitados o sois muchos de familia, pero si no, se eterniza uno hasta que se termina el bizcocho. Así que, si finalmente me hago con una bandeja de los peques, subiré por aquí nuevas recetas de estos bizcochos.

¡Besos! xxx

miércoles, 4 de junio de 2014

Mini cupcakes "Princesa Algodón de Azúcar"

"¿Y ese título tan cursi?", os preguntaréis. Pues es el resultado de los dos ingredientes clave que he utilizado: la emulsión para horneado "Princess Cake&Cookie" de LorAnn y el aroma de algodón de azúcar de la misma marca. Yo haría estos cupcakes para el cumple de una niña, por ejemplo, aunque cualquier excusa es buena para tomar estos deliciosos bocaditos.

Ingredientes (para 24 mini cupcakes):

- 125 g. de mantequilla
- 125 g. de azúcar
- 2 huevos L
- 125 g. de harina de repostería
- 1 cucharadita de levadura
- 2 cucharadas de leche

Elaboración:

1º. Batimos con una batidora de varillas la mantequilla (a temperatura ambiente) hasta que esté muy cremosa, y añadimos el azúcar hasta que la mezcla se integre.
2º. Incorporamos los huevos uno a uno, y seguimos batiendo.
3º. Tamizamos la harina con la levadura química y lo añadimos a la mezcla anterior. Batimos.
4º. Incorporamos la emulsión y la leche. Batimos hasta que la mezcla sea homogénea.
5º. Precalentamos el horno a 180º. Mientras se calienta, repartimos la masa entre las capsulitas (yo he utilizado estas) y horneamos durante 15 minutos.
6º. Sacamos los cupcakes del horno y los dejamos templar unos 5-10 minutos. Después, los pasamos a una rejilla para que se enfríen por completo.

 Ingredientes para el merengue italiano:
 - Las claras de 2 huevos L
- Una pizca de sal
- 120 g. de azúcar
- 60 ml. de agua
- 1 cucharadita de aroma de algodón de azúcar
- Un poco de colorante rosa en pasta 

Elaboración:
1º.  Montamos las claras con una pizca de sal.
2º. Ponemos el agua y el azúcar en un cazo y calentamos. Con ayuda de un termómetro de azúcar, el almíbar tendrá que llegar a los 115 ºC. Lo sacamos del fuego y agregamos a las claras poquito a poco mientras batimos, con cuidado de que el almíbar no toque las varillas (o se nos quedará pegado a estas). Por último, añadimos el aroma y el colorante.
 3º. Decoramos los mini cupcakes con el merengue utilizando una manga pastelera y la boquilla que más os guste.




La emulsión "Princess Cake&Cookie", con ese toque a limón, vainilla y almendra, combina muy bien con el merengue italiano de algodón de azúcar. No dudéis en probar esta receta.

Y cambiando de tema, hace unos días tuve que cerrar la tienda online :'( En su día tuve la ilusión de montar algo por mí misma, pero es que esto me ha supuesto más gastos que otra cosa. Así que si tenéis intención de emprender algo, pensároslo muy bien. En cualquier caso, todavía tengo muchos productos en stock, así que si necesitáis algo, he dejado la página en modo catálogo www.mooncakedulcetentacion.es; sólo tenéis que mandarme un correo a mooncake.dulcetentacion@gmail.com y hablamos ;)

¡Besos de algodón! xxx

domingo, 18 de mayo de 2014

Rosquillas de San Isidro

Aunque en Madrid ya estamos terminando las fiestas de San Isidro, nuestro patrón, no quería perder la oportunidad de hacer y compartir con vosotr@s las famosas rosquillas del santo, en este caso, las tontas (llamadas así por su simpleza), y las listas (con glaseado de limón). Las de Santa Clara (con merengue), las dejo para otro momento.


PARA 9-12 ROSQUILLAS:
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • Cáscara de 1 limón
  • 3 huevos+1 huevo batido para barnizar
  • 100 g. de azúcar
  • 1 cucharada de anís
  • 1 cucharadita de granos de anís
  • 300 g. de harina (y una poquita más para el amasado)
  • 1 cucharadita de levadura  
PARA EL ALMÍBAR
  • 200 ml. de agua
  • 200 g. de azúcar
  • 2 cucharadas de zumo de limón
PARA EL GLASEADO
  • 300 g. de azúcar glas
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 125 g. de almíbar

Calentamos el aceite con la cáscara de limón durante 10 minutos, aproximadamente (que no se queme la cáscara).
Molemos en un mortero los granos de anís



Retiramos el aceite, y mientras éste se enfría, batimos los huevos con el azúcar.
Añadimos el aceite, el anís y los granos de anís molidos.

Incorporamos la harina tamizada con la levadura, hasta obtener una masa blanda.



Ponemos harina en la encimera y nos engrasamos las manos con aceite. Amasamos la masa ayudándonos con un poco de harina para que no se nos pegue a la encimera. Dejamos reposar la masa en un bol durante 10 minutos.



Hacemos bolitas, las aplastamos un poco y hacemos un agujero en el centro con el pulgar. Las ponemos en la bandeja del horno (con papel encerado) y las barnizamos con un huevo batido. Mientras reposan unos minutos, encendemos el horno a 190º (nº 6). Cuando ya se haya precalentado, metemos la bandeja y dejamos que las rosquillas se horneen durante 20 minutos, aproximadamente. Estarán listas cuando se hayan dorado.


Mientras, preparamos el almíbar calentando en un cazo el azúcar, el agua y el limón. Cuando se ponga a hervir, bajamos el fuego y pasados 5 minutos, lo retiramos.

Cuando se hayan terminado de hornear las rosquillas, las dejamos templar unos 5-10 minutos.

Después, las bañamos en el almíbar y las dejamos secar poniéndolas en una rejilla.


Para preparar el glaseado, utilizamos 170 g. del almíbar que nos ha sobrado y se lo añadimos al azúcar glas, junto con el zumo de limón. Cuando estén secas, les damos un baño de glaseado (o dos) y dejamos que se sequen en la rejilla.

Y, ¡ñam, ñam! Listas para comer acompañadas de una buena limonada o una horchata fresquita :P





 ¡Besos castizos! xxx